abril 24, 2012

METIENDO EL DEDO EN LA LLAGA


Esta vez me refiero al mundo que nos rodea sin levantar los pies bien plantados en nuestra tierra en la que desde siempre por culpa de la rotación del planeta, los husos horarios y la geografía vivimos en el día después, si lo hubiésemos aprendido apreciaríamos las ventajas: saber lo que viene con sus consecuencias, no insistir con causas que son el polvo de estos lodos que hoy vemos en tiempo real y nos asustan.
El ajuste económico y los recortes sociales, parecen ser el eje del conflicto mundial que se desencadenará en toda su furia en los países centrales a partir de la definición de la elección en Francia.
Un socialista que se opone a todos los ajustes sociales y recortes económicos que la UE reclama a sus miembros para sostener esa muleta que llaman la comunidad europea y sin la cual están postrados. Desgaste, años, vejez o ceguera, llámele como quiera.
Pueblos y naciones soliviantados porque les restinguen derechos y beneficios que irresponsablemente les regalaron y les enseñaron que tienen el sagrado derecho humano de usarlos y gozarlos sin limites, sabiendo que no había forma que pudieran sostenerse, salvo un voluntarismo delirante por decir lo más liviano; otros se preguntan si es culposo o doloso.
Quienes los defienden y quienes lo critican tienen una parte de razón; no es difícil de entender según el cristal con que se mira; unos esgrimen la solidaridad social y otros la necesidad de sobrevivir, ambas nobles y buenas razones; siempre hay un culpable anterior responsable de haber dejado un tendal de inválidos pero en rigor ambos son consecuencia de una fantástica operación política y de prensa acerca de derechos para todos, consumismo sin limites y estados convertidos en sociedades de beneficencia en busca de una clientela cautiva que vote, para blindar los dogmas de la democracia electoral y los perpetúe en el poder sin necesidad de pensar: el imperio del número sobre la lógica y la razón. Vale tanto para unos como para otros.
El totalitarismo como nunca se lo ha conocido en su más pura acepción -lo social, económico y político- unidos en un mismo objetivo.
¿Cómo se sale? Pues cada uno tendrá su propia idea, personalmente no veo que haya elección posible, la salida se abrirá sola en forma del derumbe de algún muro que de paso a una gigantesca crisis montada est vez sobre la subversión social que no deje a nadie afuera y obligue a cambiar de mazo, barajar y dar de nuevo, retroceder hasta donde sea necesario y volver a empezar.
No se termina el mundo, se termina esta grotesca fantasía contra natura que nos hemos inventado.
Creo que debatirlo es un bizantinismo como discutir sobre el sexo de los ángeles mientras los otomanos derriban las murallas; ya no valen opiniones ni elecciones, es un proceso en curso; “alea jacta est” Los dados de la suerte están echados.
Pobres los que han olvidado su propia historia y las de las civilizaciones, será como si los hubiesen eyectado del mundo a otra galaxia
Vale la pena abrir el link para comprobar como se mezclan en posiciones que parecían irreconciliables el centro, la derecha y su extrema con liberales. El pobrerío pasó a ser de extrema derecha y los ricachones socialistas. Un pequeño anticipo de lo que se nos viene o mejor dicho ya está.
¡A cuantos les girará el horizonte y al decir de nuestra gente de la campaña, andarán como turco en la neblina o chorizo en fuente de loza.